ENTREVISTA A LA PSICOANALISTA HELENA TRUJILLO

ENTREVISTA A LA PSICOANALISTA HELENA TRUJILLO

Agosto de 2019

Periodista: Helena Trujillo comenzó su relación con el psicoanálisis muy joven y pronto se decidió a estudiarlo y dedicarse profesionalmente a ello. De eso han pasado más de 25 años. Ahora regenta una consulta de psicoanálisis, terapia de pareja y desarrollo personal en Madrid capital, en plena Plaza de España. Allí le ha llevado su inquietud por crecer, por estudiar con más ahínco las características de la mente humana y participar activamente en el funcionamiento de la Escuela de Psicoanálisis y Poesía Grupo Cero donde se forma desde 1997.

Helena, ¿por qué acuden las personas a su consulta?

Helena Trujillo: Bueno, el psicoanálisis es una disciplina joven, para tratarse de una ciencia, pero es una ciencia muy importante y necesaria para el hombre, porque por primera vez en la historia podemos estudiar los fenómenos psíquicos, tenemos una teoría que estudia y explica estos fenómenos, tenemos un objeto de conocimiento que es el inconsciente y un método para conocerlo, que es el método de la interpretación psicoanalítica. Por ese motivo, esta ciencia ha irrumpido en las otras ciencias y disciplinas artísticas porque era necesario, faltaba una teoría que hablara del papel del sujeto en sus propias producciones, no olvide que un síntoma también es una producción, como lo es un poema, un cuadro o la construcción de este edificio. En todos esos productos hay materia prima que trabajada con instrumentos apropiados da como producto efecto algo que no estaba previamente y que a su vez, puede ser instrumento para futuras transformaciones.

Las personas consultan al psicoanalista porque hoy día ya se sabe que cuando una persona se lleva mal con alguien, cuando tiene alguna inhibición, cuando tiene dificultades para salir a la calle o para subir a un avión, o tiene miedo de conducir, es porque hay un deseo inconsciente que se está expresando. Es decir, que esas situaciones humanas que antes no tenían explicación, que eran debidas a la mala suerte, la mala conformación cerebral, la mala experiencia, ahora no se pueden explicar de esa forma, porque el psicoanálisis ha descubierto que tienen que ver con un deseo sexual infantil que ha sido reprimido y que se está expresando.

fptbty

Por eso que interpretando psicoanalíticamente al paciente, se va transformando y ya no va necesitando más esa forma de expresión, va aprendiendo a hablar de otra manera, a reaccionar de otra manera ante las cosas de la vida. Sobre todo, va viviendo la vida, porque las personas que tienen esa tendencia a la represión, lo que llamamos neuróticos, tienen dificultades para vivir el presente, se mueven con una afectividad muy infantil que les causa grandes problemas o pequeños problemas que a la larga se van haciendo grandes porque te llevan a una vida muy reducida. O aquellos otros que no reprimen, pero utilizan otro mecanismo psíquico que se llama forclusión que es como un rechazo a la realidad y generan una nueva realidad, pero que sólo viven ellos, son los que conocemos como psicóticos y que es una enfermedad grave si no se trata.

Periodista: ¿Para trabajar de psicoanalista hay que tener algún don especial? Hoy en día que destacan gurús en el desarrollo personal, parece que lo que vende es el carisma.

Helena Trujillo: Lo importante para trabajar de psicoanalista es su formación como psicoanalista, haber estudiado con profundidad la obra de Freud, el psicoanálisis propio es fundamental para poder estudiar y para poder atender pacientes. El trabajo de psicoanalizarse es constante para un psicoanalista y eso no puede hacerse solo, por eso un psicoanalista se forma en escuelas de psicoanálisis, que hay muy pocas en el mundo. Es una formación muy especializada y muy laboriosa, porque lleva entre 25 y 40 años, o incluso podemos decir que es continua, porque si dejo de psicoanalizarme me olvido del inconsciente, si dejo de estudiar, me olvido de la teoría, que es lo que le pasa a muchos que llamándose psicoanalistas no están practicando el psicoanálisis porque hace años que lo han abandonado.

Nada de carisma, un psicoanalista no tiene que tener personalidad, ni tendencias, ni gustos. Un psicoanalista tiene que desarrollar una función, tiene que ser diferente para cada paciente, está comandado por la teoría y lo más importante es su escucha, que en Grupo Cero decimos que tiene que ser poética, porque si fuera sólo escucha psicoanalítica sería muy restringida. La escucha poética es universal y permite una mejor interpretación de la realidad psíquica del paciente. Además, en psicoanálisis la interpretación no sólo afecta al paciente, el psicoanalista también se transforma con la interpretación. Nada queda igual cuando se produce. Por eso resulta tan incómodo el psicoanálisis, porque el paciente tiene que transformarse, pero también el psicoanalista, si no es así, no se está ejerciendo psicoanálisis.

Periodista: ¿La confianza es muy importante en este tipo de tratamientos?

Helena Trujillo: La confianza es muy importante en el sistema capitalista, sin confianza es imposible alcanzar un acuerdo con alguien, si no hay confianza no hay crecimiento, no hay delegación. Para que el paciente se cure tiene que estar dispuesto a realizar un trabajo y para eso el psicoanalista tiene que poder confiar en que el paciente va a realizar ese trabajo y el paciente o cliente tiene que confiar en que el psicoanálisis le va a ayudar. Cuando se parte de la desconfianza, cuando creo que el psicoanalista tiene que darme la pastillita mágica o que con sus palabras va a curarme, no sólo estoy equivocado, sino que no tengo en cuenta el concepto trabajo, que es un concepto fundamental, también para curarse de cualquier enfermedad, para el desarrollo de cualquier inteligencia.

Periodista: ¿Por qué hay pacientes que no llegan a empezar su psicoanálisis?

Helena Trujillo: Usted se refiere a esas personas que dicen que han ido al psicoanalista pero que no les fue bien, sí, podemos decir que no llegaron a empezar su psicoanálisis. Está claro que psicoanalizarse es algo más que reservar un horario, es algo más que venir a contar tus cuitas, psicoanalizarse es poner toda tu vida en cuestión, es venir a hablar de lo que uno no sabe que sabe, es decir, pongo toda mi vida en juego, claro que sin peligro, porque el que me escucha no me va a juzgar, no me va a decir tienes que hacer esto o lo otro, no es tu mamá o tu papá que ya te tienen harto de darte sus opiniones, pero tengo que jugarme a hablar de esas cosas que no me gustan, pero son mis cosas, de esos pensamientos que no quiero reconocer, pero que tengo. Es displacentero porque uno viene a demostrar la existencia en uno de procesos inconscientes, tanto paciente como psicoanalista tienen que reunirse para que el protagonista sea el inconsciente, a ver qué se va a producir en esa relación. Hay personas que no pueden o no quieren esto, que vienen a la consulta para seguir siendo como son, así no se cura nadie.

Periodista: ¿Qué relación hay entre el psicoanálisis y la poesía?

Helena Trujillo: Grupo Cero es Poesía y Psicoanálisis, pero la obra de Freud ya tomaba a la poesía como instrumento de conocimiento. Sin la poesía sería imposible el desarrollo científico, porque la poesía, la imaginación, producen lo que todavía no existe, lo que todavía nuestro pensamiento concreto no puede concebir, pero la poesía, la imaginación sí. Luego viene la ciencia y toma la propuesta que le hace la poesía y transforma la realidad. El psicoanalista tiene que ser una persona muy formada en psicoanálisis, pero también tiene que ser una persona culta, porque el paciente cuando viene a la sesión va a hablar de cualquier cosa, por tanto la escucha tiene que ser muy amplia para que luego la teoría psicoanalítica le permita escuchar en eso que dice el paciente lo que la teoría psicoanalítica dice que es la problemática fundamental del ser humano, su sexualidad, el despliegue de su sexualidad infantil reprimida en la vida adulta.

Son cosas muy complejas para el que las quiere aprehender todas de golpe, que es imposible, pero que si uno va haciendo el trabajo según cómo te indican que hay que hacerlo, se va haciendo, se van produciendo las transformaciones, se va generando un saber sobre uno mismo y sobre los demás. Por eso recomendamos el psicoanálisis no sólo como una terapia, sobre todo el psicoanálisis es el método más amplio y avanzado de autoconocimiento y autotransformación personal, porque nos pone frente a frente a nuestros propios deseos inconscientes, esos que no sólo rechazamos nosotros, sino que rechazan todos, esos de los que nadie quiere saber, pero de los que depende fundamentalmente nuestra vida.

Periodista: Dicho de esa manera, el psicoanálisis parece recomendable para todas las personas.

Helena Trujillo: Sin duda, no hace falta estar enfermo o confuso para comenzar a psicoanalizarse. Para la vida es la mejor decisión.

× ¿Cómo puedo ayudarte?