LAS RESISTENCIAS CONTRA EL PSICOANÁLISIS

LAS RESISTENCIAS CONTRA EL PSICOANÁLISIS

Hay una oposición, freno, resistencia a todo lo nuevo que requiera de nosotros un cambio, que nos abra nuevas perspectivas de un mismo hecho o que nos abra a una nueva realidad.

Freud dijo que el humano no abandona gustoso ninguna disposición que le haya generado placer, aunque ya disponga de un sustituto más adecuado a la actualidad. Eso que pasa en nuestra vida psíquica como freno al crecimiento y al abandono de los lazos libidinosos ya establecidos, también aparece en el campo de la ciencia, donde si bien los científicos bien las propias instituciones muestran una a veces clara y otras no tanto, oposición a nuevos conocimientos que siempre producen un salto en las teorías ya establecidas.

Junto a esto, también coexiste la sorprendente contradicción, una continua sed de novedad que nos mueve, tanto en la vida individual como en el campo científico, a la búsqueda de continuos descubrimientos.

Esto mismo ha sucedido respecto al psicoanálisis frente a la ciencia ya establecida. El motivo principal de tal oposición debe encontrarse en la rígida ideología que sostiene lo establecido hasta ese momento. Recordemos que la ideología es inconsciente y está destinada a su transmisión y perpetuación.

Esta lucha que padece lo nuevo no puede impedir, no obstante, el movimiento, la influencia de lo descubierto.

En este sentido el Psicoanálisis llegó a una sociedad que estaba acostumbrada a una valoración de lo anatómico, físico, químico, una sociedad que de alguna manera valoraba los progresos científicos pero que también quería limitar a ese presente el progreso de los mismos, como si hubieran alcanzado algún cenit o desconocieran el progreso mismo de las ciencias. 

En un entorno tan negador, mucho tuvo que soportar el Psicoanálisis, Freud frente a una comunidad científica que rechazaba de plano la nueva concepción de sexualidad que había descubierto el psicoanálisis, llegando a negar la propia cientificidad del descubrimiento. Demostración de que no siempre la lógica y la razón, que tanto utilizamos como excusa para protegernos de la interpretación del inconsciente, no siempre están en favor del progreso y la humanidad.

La llamada de atención sobre los procesos psíquicos, la nueva concepción de los procesos inconscientes responsables de nuestra vida, exigían un cambio, una incorporación y modificación de lo que ya había quedado obsoleto, sin embargo aún hoy hay quien se ocupa de apartar aquello que pueda hablar de sí mismo y sus deseos.

Tampoco la propia filosofía, de la que pudiera esperarse mejor acogida que la médica, recibió con integración los nuevos conocimientos, siguieron aferrados a ciertos conceptos poco útiles para la transformación del sujeto y la sociedad, especulando sobre lo que la ciencia psicoanalítica ya sentaba como leyes.

Puedes consultar el artículo en la revista Extensión Universitaria.

Latest Posts

× ¿Cómo puedo ayudarte?